BURSITIS TRATAMIENTO – 10 Remedios Caseros para Reducir el Dolor y la Hinchazón

Related eBooks

BURSITIS TRATAMIENTO – La BURSA es un pequeño saco lleno de líquido sobre las articulaciones que actúa  como un cojín entre el hueso y otros tejidos blandos en movimiento, como los  músculos, los tendones o la piel. La lubricación proporcionada por una bursa ayuda  a reducir la fricción durante el movimiento.

Puedes Sufrir de bursitis debido a la inflamación en una o más bolsas. Puede afectar las articulaciones del hombro, el codo, la cadera, la rodilla, el talón o  la base del dedo gordo del pie y causar mucho dolor e incomodidad.

Puede haber diferentes tipos de bursitis, como bursitis prepatelar (afecta las  rótulas), bursitis del olécranon (afecta los codos), bursitis trocantérea (afecta  las caderas), bursitis retrocalcánea (afecta los talones) y bursitis infecciosa .  (una infección en la bursa)

Causas de la bursitis.

Las causas más comunes son los movimientos repetitivos o la presión que irrita las  bolsas. Por ejemplo, las personas que juegan Futbol, basquet o tenis tienen un  mayor riesgo de tener bursitis. Incluso las personas que se apoyan sobre los codos  durante períodos prolongados o las personas que juegan mucho a los dardos tienen  un mayor riesgo de padecer bursitis en el codo. De manera similar, los jardineros,  los instaladores de alfombras y los limpiadores de casas que pasan mucho tiempo de  rodillas tienen un mayor riesgo de tener bursitis en las rodillas. Los  trabajadores manuales son cada vez más propensos a desarrollar esta condición  debido a todas esas horas de trabajo pesado.

El estrés físico repetido puede causar bursitis en las siguientes áreas:

✅ Hombro.

✅ Codo.

✅ Nalgas.

✅ Cadera.

✅ Rodilla.

✅ Tobillo.

Otras causas de bursitis incluyen:

💥 Lesión o algún tipo de trauma en la zona afectada.

💥 Enfermedades sistémicas crónicas.

💥 Condiciones inflamatorias, como artritis reumatoide, esclerodermia y gota.

💥 Postura corporal incorrecta durante períodos prolongados, por ejemplo, en el  trabajo.

💥 La bursitis séptica es causada por una ruptura de la piel que permite que las  bacterias entren y causen infección en las bolsas más cercanas a la superficie de  la piel, como las que se encuentran cerca del codo.

💥 Si se lanza a una rutina de ejercicio rigurosa sin los ejercicios de calentamiento  adecuados, como estiramientos.

💥 Cualquiera puede desarrollar bursitis, pero la edad avanzada, el sobrepeso y el  padecimiento de enfermedades como artritis, gota y diabetes seguramente pueden  aumentar su riesgo.

Signos y síntomas de la bursitis.

Dependiendo de la articulación afectada, las personas pueden experimentar  diferentes síntomas. Algunos signos y síntomas comunes incluyen:

✅ Dolor.

✅ Rigidez.

✅ Hinchazón.

✅ Enrojecimiento.

✅ Calor y sensibilidad en la articulación afectada y el área adyacente.

✅ Dificultad para usar la articulación afectada.

✅ Fiebre, en el caso de bursitis séptica.

✅Los síntomas empeoran cuando intenta mover o presionar la articulación afectada.

La afección puede ser crónica o aguda. En el caso de la bursitis aguda , los  síntomas aparecerán repentinamente, mientras que, en la bursitis crónica , los  síntomas aparecerán de forma regular.

Prevención de la bursitis.

Evita aplicar cualquier tipo de presión sobre la articulación afectada.

Evita sentarte o estar de pie durante períodos prolongados. Toma descansos  frecuentes y camina.

Esfuérzate por mantener un peso saludable para evitar el estrés en tus  articulaciones.

Realiza ejercicios de fortalecimiento para mantener las articulaciones y los  músculos sanos.

Haz ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de realizar actividades  extenuantes para proteger sus articulaciones de las lesiones por choque.

Si debes pasar mucho tiempo arrodillado,siempre usa rodilleras protectoras.

Uza calzado de apoyo que te quede bien ajustado. Para los atletas o caminantes  ávidos, se recomienda invertir en un buen par de zapatos para correr o caminar.

Evita los movimientos bruscos y aumenta gradualmente el peso cuando realizas  ejercicios de levantamiento.

Cuando ver a un doctor.

Busca ayuda médica si experimentas alguno de los siguientes síntomas:

Hinchazón, calor o enrojecimiento excesivos en el área afectada.

Dolor agudo o punzante.

Incapacidad para mover una articulación.

Moretones o sarpullido en el área afectada.

Fiebre.

Dolor constante que persiste durante más de 2 semanas.

Dolor e hinchazón excesivos que conducen a la pérdida de movimiento en la  articulación afectada.

Para tratar la bursitis, existen algunos remedios naturales y consejos de estilo  de vida. La mayoría de estos remedios y consejos se centran en aliviar el dolor,  tratar la afección y prevenir los brotes recurrentes.

remedios caseros para la bursitis

Aquí están los 10 mejores remedios caseros para reducir el dolor y la hinchazón de  la bursitis.

Bursitis tratamiento #1

Descanza.

La bursitis puede ser una señal de que debes tomarte las cosas con calma y  descansar tu cuerpo para reducir el dolor y la hinchazón. En los casos de bursitis  aguda, desaparece por sí sola en una semana o dos con el descanso adecuado.

De hecho, el descanso es reconocido como la primera línea de tratamiento para  ayudar a mejorar la zona lesionada o inflamada.

Por lo tanto, una vez que comienza la bursitis, debes evitar cualquier esfuerzo en  el área vulnerable o actividad que pueda agravar el daño. Esto ayudará a que el  área afectada sane y controle la inflamación. Además, el descanso adecuado  protegerá los tejidos dañados de más lesiones.

Bursitis tratamiento #2

Hielo.

Como la bursitis causa inflamación, la aplicación de una compresa de hielo en el área afectada es muy beneficiosa.

La temperatura fría ayuda a reducir la hinchazón inicial y reduce el dolor adormeciendo el área afectada.

Las compresas frías suelen ser más efectivas cuando se usan dentro de las 24 a 48 horas posteriores a la aparición de la bursitis.

Envuelve unos cubitos de hielo en una toalla fina.

Coloca la bolsa de hielo suavemente sobre la articulación afectada durante unos 15  minutos.

Después de quitarlo, eleva la articulación por encima de su corazón y descanza.

Repite varias veces al día hasta que sientas alivio.

Bursitis tratamiento #3

Compresión

La compresión también ayuda en el tratamiento de la bursitis. Ayuda a reducir la  hinchazón al prevenir la acumulación de líquido que puede filtrarse al área  afectada desde los tejidos adyacentes. Esto ayuda en el proceso de curación y  previene más lesiones.

Para la compresión, puedes usar una venda ACE o un vendaje elástico, que están  fácilmente disponibles en el mercado.

Envuelve el vendaje con una presión uniforme alrededor del área afectada. No lo  envuelvas con demasiada fuerza, ya que eso contraería o cortaría la circulación  sanguínea en el área afectada y causaría más dolor.

Mantén el vendaje puesto durante el día hasta que la hinchazón se reduzca.

Quítate el vendaje antes de irte a dormir.

Nota: Retira el vendaje de inmediato si el área se pone azul o comienza a  adormecerse.

Bursitis tratamiento #4

Elevación.

bursitis tratamiento

Mantén el área afectada elevada durante unas horas al día también puede ayudar  mucho.

La ciencia detrás de esta técnica es que elevar la articulación afectada por la  bursitis ayudará a mejorar la circulación en el área y, por lo tanto, aliviará las  molestias como hinchazón, inflamación y dolor. Además, este es un método útil para  prevenir la acumulación de exceso de líquido también en el área afectada.

Entonces, si tienes bursitis en el área de la rodilla o la cadera, intenta  acostarte en tu cama con la pierna apoyada en al menos dos almohadas.

Del mismo modo, puedes mantener el hombro elevado con la ayuda de almohada

Bursitis tratamiento #5

Compresas calientes.

bursitis tratamiento

Cuarenta y ocho horas después del inicio de la bursitis aguda o crónica, las compresas calientes pueden resultar muy útiles.

La aplicación de calor estimula el flujo sanguíneo a la articulación afectada,  reduce la rigidez y combate la inflamación.

Humedece una toalla fina con agua tibia (no hirviendo).

Aplica sobre la zona afectada durante 15 a 20 minutos.

Repite varias veces al día.

También puedes usar una bolsa de agua caliente o una almohadilla térmica como  compresa. Incluso puedes lavar la zona afectada con agua tibia. Nota: Pisa con cuidado cuando usas dispositivos de almohadilla térmica y no los  uses directamente sobre la piel, ya que pueden causar quemaduras. Las personas con  daños en los

nervios por afecciones como la diabetes deben tener mucho cuidado.

Bursitis tratamiento #6

Masaje.

bursitis tratamiento

El masaje ayuda a reducir las molestias de una articulación adolorida. Mejora la  circulación y reduce la hinchazón y la rigidez. También funciona como un respiro  muy necesario para tu mente y cuerpo al inducir una sensación general de relajación.

Incluso los expertos sugieren que la terapia de masaje es eficaz para mejorar el  dolor de hombro o cualquier otro tipo de dolor muscular o articular.

Puedes masajear la articulación afectada tu mismo o hacerlo con un experto.

Calienta un poco de aceite de oliva, coco, sésamo o mostaza.

Aplica el aceite tibio en el área afectada.

Masajea con una presión suave pero firme durante 10 minutos.

Coloca una toalla tibia sobre el área afectada.

Repite varias veces al día hasta que mejore la condición.

Bursitis tratamiento #7

Jengibre.

bursitis tratamiento

El jengibre es un analgésico natural que puede ayudar a reducir el dolor y las  molestias de la bursitis. De hecho, se establecen paralelismos entre sus  cualidades antiinflamatorias y analgésicas y las de los analgésicos convencionales  como la aspirina o el ibuprofeno. Este es un indicador revelador de la potencia y  eficacia del jengibre como analgésico.

Para aumentar aún más sus méritos terapéuticos, el jengibre también ayuda a mejorar la circulación sanguínea, lo que puede ponerlo en la vía rápida para una recuperación completa.

Envuelve de 3 a 4 cucharadas de jengibre recién rallado en un trozo de gasa y átalo bien. Pon esto en agua caliente durante 30 segundos. Deja que se enfríe, luego colócalo sobre la articulación afectada durante 10 minutos. Haz esto 2 o 3  veces al día.

Otra opción es masajear la zona afectada con aceite de jengibre varias veces al día.

Además, coloca una cucharada de jengibre en rodajas en 2 tazas de agua y déjalo  hervir a fuego lento durante 10 minutos. Cuela, agrega miel cruda al gusto y  bébelo 2 o 3 veces al día.

Bursitis tratamiento #8

Cúrcuma.

bursitis tratamiento

polvo de cúrcuma.

El pigmento amarillo llamado curcumina en la cúrcuma es un agente antiinflamatorio  muy eficaz.

Por lo tanto, la cúrcuma que descansa en el gabinete de su cocina puede ser muy  útil para reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación asociados con una  afección como la bursitis. De hecho, se puede utilizar para tratar el dolor  articular agudo y crónico.

Hierve una cucharadita de cúrcuma en polvo en 1 vaso de leche. Agrega un poco de  miel cruda y bébela dos veces al día durante al menos unos días.

Alternativamente, toma un suplemento de curcumina diariamente después de consultar  a tu médico.

Nota: Evita la ingesta excesiva de cúrcuma, ya que puede interferir con ciertos  medicamentos, como los anticoagulantes.

Bursitis tratamiento #9

Acupuntura.

bursitis tratamiento

La acupuntura, una forma de tratamiento tradicional china, es beneficiosa y eficaz  para aliviar el dolor y la inflamación asociados con la bursitis.

En acupuntura, un terapeuta usa agujas delgadas para aplicar presión en puntos  específicos para ayudar a aliviar el dolor.

Siempre realiza la acupuntura con un experto para obtener resultados óptimos.

Bursitis tratamiento #10

Alimentos antiinflamatorios.

Dado que hay muchos alimentos que cuentan con potentes propiedades  antiinflamatorias, lo que come puede desempeñar un papel importante en la  reducción del dolor y la inflamación en su cuerpo.

Algunos de los alimentos y hierbas antiinflamatorios que puedes incluir fácilmente  en tu dieta son las cerezas ácidas, el aceite de oliva, la salvia, el jengibre, la  cúrcuma, el té verde, el salmón, la pimienta de cayena, la canela, el clavo de  olor, el ajo y la piña, por nombrar algunos. pocos. Personalizar tu dieta para  favorecer la ingesta de estos alimentos antiinflamatorios puede ser una  herramienta complementaria en el manejo de los síntomas de la bursitis y en la  agilización del proceso de curación.

Además, se aconseja cocinar con aceite de oliva o aceite de coco en lugar de  margarina y aceites vegetales para combatir la inflamación.

Consejos adicionales.

El dimetilsulfóxido (DMSO), derivado de la pulpa de madera, también puede ayudar  en el tratamiento.

La vitamina C es un nutriente maravilloso para la prevención y curación de  lesiones articulares. Consume alimentos ricos en vitamina C o toma un suplemento  después de consultar a tu médico.

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Deja un comentario